Ir al contenido de BuscaMusica.es
Sección actualInicio del contenido
LAGARTO ROCK 2018

COMPÁRTELO EN REDES SOCIALES


TAGS


ARTISTAS, GRUPOS...:

Rosendo Mercado | El Gran Oso Blanco | Ambolias | Atomic Lemons | Mitad Doble | John Doe | Terral

GÉNEROS, ESTILOS...:

Rock | Fusión

SALAS, FESTIVALES...:

Lagarto Rock | Auditorio de La Alameda

SELLOS, DISTRIBUIDORAS, EDITORAS, PROMOTORAS...:

Diario Jaén | Rosetas Eventos 360 | Ayuntamiento de Jaén | Warner Music


LAGARTO ROCK 2018

La edición del Rock Urbano

Jaén recuperó su concurso musical (de referencia en toda Andalucía), el Lagarto Rock, tras varios años ''en barbecho''. El maestro Rosendo, Los Ambolias, El Gran Oso Blanco y Atomic Lemons fueron los invitados de un concurso que se llevaron los malagueños Mitad Doble, con segundo premio para los cordobeses John Doe. Nos lo narra nuestro redactor David Santoro.


Redactor  DAVID R. SANTORO  |  Jaén, 27/06/2018


La noche del sábado 23 de junio de este 2018 ha sido la noche de la vuelta del LAGARTO ROCK a Jaén, concurso decano de nuestra comunidad, después de unos años en barbecho, podríamos decir. Lo cierto es que por la popularidad y prestigio conseguidos a lo largo de sus muchísimas ediciones, se nos hacía inconcebible que nuestro Lagarto no tuviera continuidad. El Lagarto Rock, que tantísimos momentos buenos nos ha hecho pasar y que colocó musicalmente a nuestra capital en el mapa.


Y venía uno expectante. Ya nos explicarán qué es lo que ha pasado para este de recinto a última hora, la ubicación en la Plaza de Toros se nos antojaba perfecta. Con tan solo un día de antelación, se confirma la celebración del evento en nuestro no menos querido Auditorio de la Alameda.


Oteamos en las redes a los grupos participantes, leemos los comentarios, miramos el termómetro (en sentido literal y figurado). Después de nuestras cábalas, asistimos para participar y comprobar in situ la propuesta de las bandas participantes, además de las bandas que cumplen con la cuota de la provincia, dos de Jaén capital y una de Linares. Perdonen tanto prolegómeno, había emoción en esta vuelta. Se trata de algo casi personal.


La noche iba a ser larga, había que empezar pronto. Pasadas las ocho, Atomic Lemons -con un nombre que parece sacado de la primera hornada indie española- desde Linares y primera banda invitada, se habían quedado a las puertas de convertirse en finalistas, y ya daban alguna pista involuntaria y sutil sobre la base estilística en que se iba a desarrollar la noche. Son jóvenes, y su jovialidad, para bien y para mal, impregna su repertorio: 'La resaca' es un tema "un poquito asín, asín", pero en 'Hostal Baviera' una base rock'n'roll de cadencia stoniana realza esta historia canallita de relaciones furtivas, en un lugar de inmejorable relación "calidad/precio" -impagables sus explicaciones al respecto-. Ni en su propio repertorio, ni en los repertorios ajenos, las cadencias del rock más clásico iban a estar ausentes. Quieren divertir y convencer, y su cantante pone de su parte. Algunas poses y truquetes -aparte de la chaqueta y las boas en el tramo final de su show- parecen aprendidos viendo vídeos de Freddy Mercury. Y a un servidor, estas concesiones al glam-rock, aun siendo por la vía bastarda de Queen, le encantan. 'Proud Mary' y 'Hit the road, Jack' son dos clásicos infalibles que siempre estará bien recordar y sobre todo tocar ante la muchachada más joven, que cierran el espectáculo de los linarenses dejando buen sabor de boca. Les deseamos trabajo y madurez, pueden llegar a hacer algo muy bueno.


El turno de los primeros finalistas. Terral, de Málaga -claro...- , salen a escena en formato de power trio. Y no van a ser los últimos. Quizá sea una cuestión subjetiva, pero sorprende de primeras que salgan unos chavales así con un formato tan clásico. Terral facturó temas muy vitalistas, con bares, amoríos y otras vicisitudes de telón de fondo. Sospecho que sus miembros podrían tener la misma querencia por los Ramones que por Fito o por Pereza, en un momento dado, por mencionar a alguien. La efectividad de la banda está fuera de toda duda. A estas alturas ya empezábamos a preguntarnos por los peculiares criterios que ha demostrado la selección popular, militantes rockeros muchos de ellos sin lugar a dudas. Pero si pasa el rock por ser cada día más una manifestación cultural proscrita, bueno, esta convicción también será su fuerza.


Y siguiendo esta estela, John Doe, desde Córdoba. También trío. Quienes los describen como rock con bases blues y funk no andan demasiado lejos. Son precisos, y buenos intérpretes y, ehem ehem, otros que han escuchado bandas muy 70's. Una guitarra Flying-V y melenas al viento forman parte del atrezzo, siquiera para que se hagan una idea. Su toque poderoso se benefició de la huída del sol a esa hora, la iluminación en el escenario dio más empaque al conjunto, conforme los asistentes seguían llenando el recinto. Tienen voluntad de componer y arreglar sus temas fuera de lo obvio: 'Dos extraños' nos recuerda a partes iguales que la emoción verdadera vivida en primera persona suele ser la mejor materia prima para abordar una obra -no importa hasta qué punto sea este sentimiento subjetivo-. Y también que a pesar de las influencias evidentes, uno puede (debe) buscar su personalidad, su propio camino, trabajando la imaginación en algunos arreglos que se salgan del canon dictado por el estilo.


Algún dogma del cinismo posmoderno ha dictaminado que "personalidad" u "originalidad" son conceptos a olvidar. Y bueno, puede que no sean importantes por sí mismos, sino simplemente consecuencia de que un artista se mire y trabaje con honestidad y una determinada profundidad, y por tanto, comunique a quien concierna. Ni más ni menos. John Doe se hicieron con los 2000 euros del segundo premio.


Como la secuenciación de las bandas fue perfecta -algo que siempre me ha llamado la atención de las distintas ediciones del Lagarto-, los terceros en salir a la palestra, y visto lo visto previamente en redes, daban la impresión de tener muchas probabilidades de comerse la tostada. Mitad Doble, también venidos desde la capital de la Costa del Sol, van muy bien de lo suyo: mestizaje, fiesta, la guitarra española dialogando con un arreglo de sabor africano, la percusión exótica con el saxo. Muy seguros de sí mismos, muchas tablas. Apelando a la alegría y, ay, dando alimento a algunos lugares comunes por lo que se supone que se nos conoce a los españolitos más meridionales, más de por aquí... Cuando casi a la primera de cambio ('Café del Sur') me encuentro con un estribillo donde riman "cerveza fría" con "llevamos la vida con alegría" y también lo riman con Andalucía, se me viene abajo una banda de por sí tan compacta y tan resuelta. Algunos, tan andaluces como el que más, no nos damos por aludidos y rehuimos de según qué fraternidades. El recibimiento por una parte del público del primer premio para los malagueños dejó constancia de que son algunos los que quizá no se sientan representados por esa imagen de Andalucía. Más allá de estas disquisiciones, es cierto que la banda funciona de manera soberbia. Estaba claro: los 4000 euros del primer premio viajan a Málaga.


De Rosendo poco hay que contar. O mucho, según se mire. Él dice que viene a despedirse porque, señorías, su tiempo termina. Para algunos, pensar que no le verán actuar más les lleva al borde de la lágrima. Será que ha trabajado y puesto granos de arena más que suficientes para sentir su parte cumplida, que el eslabón que es él de la inmensa cadena del rock nacional está ya algo desgastado -no lo parecía en absoluto, pero por dentro van las procesiones-, o será que le apetece jubilarse. Así que para decir adiós y desear una larga vida al Lagarto se presentó en el Auditorio.


Sí, de Rosendo poco hay que contar. Por eso, haremos sólo unos cuantos apuntes con un criterio absolutamente arbitrario, y eso valga. En primer lugar. Su presencia personal -y la de su banda, por supuesto en formato trío- no hace el más mínimo alarde. La música del trío llena el escenario y los tímpanos sin estridencias, con naturalidad (¿El Rosendo guitarrista está suficientemente reconocido?). No es la primera vez que lo vemos, y esta actitud, o esta falta de actitud, te facilita centrarte en lo suyo. Para algunos esto será una obviedad; para el que esto firma, es un pequeño milagro de oficio y comunicación con el respetable. Lleva la voz siempre hasta donde hay que llevarla, no deja de cantar para descansar y hacerse el enrollao con el público, no echa mano de estos recursos fáciles. Sólo en un par de estribillos donde el clamor del público era más que evidente. No es dado a concesiones, ni siquiera para hablar con el público.


En segundo lugar. Incluso para los que no hemos seguido al artista, digamos, con fruición desde el momento cero (pongamos Leño, o pongamos el 'Loco por incordiar'), las letras, o el mensaje, por hablarlo más en abstracto, cala en su -aparente- sencillez y profundidad. Hay algo de emocionante en esto, permítanme decirlo así: Rosendo sabe quiénes son los malos; quiénes los, llamémosles, poco lúcidos o de grandes tragaderas: hay una ética implícita en su estética.


En tercer lugar. Resultado de todo ello, y de algún talento más (por ejemplo, el de combinar el verso más explícito con la expresión poética), crea, de forma involuntaria, una empatía con un público que creo representa a muchos incluso de los que no estaban allí esta noche.


En el crescendo, no faltaron 'Flojos de pantalón', 'Navegando' ni 'Agradecido'. Tampoco 'El tren', ni el cierre con 'Maneras de vivir'. Sin perder el nervio un momento, fucking master, el puto amo. A ver ahora quién te releva.


Y llegó el momento de las bandas locales. El Gran Oso Blanco también te señalan con el índice, pero su propuesta suena más actual, quizá porque han rodado tanto en otras formaciones que hibridan mucho de lo ya tocado. Ramalazos de stoner o de metal. Quizá ellos nos dijeran que solo es rock'n'roll, but I like it. 'Uno de los nuestros' o 'Impostor' son dos de las mejores bazas para adentrarse en su territorio.


Para cerrar esta edición de un recuperado Lagarto Rock, unos ya clásicos de la escena jiennense como son Los Ambolias. Emilio, Paco y compañía son una de las bandas más solventes en la recreación de versiones de clásicos del rock de todos los tiempos y son, siempre, ya sea en grandes escenarios o en pequeñas salas, un seguro de que la fiesta de la música en directo va a terminar de la mejor forma. Así fue.

Contenidos relacionados Últimos contenidos publicados
Búsqueda Avanzada y en el Archivo

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Búsqueda Avanzada y en Archivo. Accesskey [f]
Suscríbete a nuestra lista de correo

Prometemos no ponernos pesados... ;)

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Facebook
Jaén tuitea

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Top 5 Listas BuscaMusica.es. Accesskey [o]
Top 5 Discos Nacionales
Playlist de...
Top 5 Discos Internacionales
Anúnciate aquí. Accesskey [p]