Ir al contenido de BuscaMusica.es
Sección actualInicio del contenido
JORGE DREXLER

COMPÁRTELO EN REDES SOCIALES


TAGS


ARTISTAS, GRUPOS...:

Jorge Drexler | Miguel Ríos

GÉNEROS, ESTILOS...:

Canción de Autor

SALAS, FESTIVALES...:

Palacio de Congresos de Granada

SELLOS, DISTRIBUIDORAS, EDITORAS, PROMOTORAS...:

Warner Music | GASA | Solido Show


JORGE DREXLER

El silencio como una de las bellas artes

Dos mil personas aclamaron a Jorge Drexler en su concierto del pasado viernes en el Palacio de Congresos de Granada. El cantautor uruguayo traía a esta ciudad andaluza su espectáculo 'Silente'. Contó con Miguel Ríos como invitado de excepción.


Redactor  JUAN JESÚS GARCÍA  |  Granada, 02/02/2020


Una noche compartida con Sabina decidió su futuro, e incluso llegó a cantársela en una canción: "Haciendo caso a tu consejo delirante, hoy que pasaron veintidós diciembres ya de aquella noche loca que selló mi suerte". Aquella noche fue cuando en un concierto del jienense en el Palacio de Deportes de Granada, Sabina hizo las presentaciones de un tipo con una guitarra. se llamaba JORGE DREXLER. El viernes el uruguayo volvió a Granada en (casi) las mismas condiciones que entonces: solo, haciendo del silencio y la oscuridad unos aliados, porque juega con ambos en el concierto que llenó otro palacio, esta vez el de congresos.


De los muchos cantautores que aún están "cada uno en sus trincheras, haciendo de la poesía, nuestro pan de cada día", que cantaba el inmenso Luis Pastor, Drexler es de los que han definido un mundo propio, merced a una sensibilidad exquisita y a nutrientes que pueden ser tan insólitos como los versos repentizados del improvisador cubano/almeriense Alexis Pimienta. Volvió el viernes solo, que no es sin compañía de otros, porque los hubo en la cuidadísima parte técnica, en la trastienda de un concierto en el que el grado de comunicación fue muy alto. Él canta sus canciones, sí, pero la parte "oyente" es en este formato muy activa, completando lo que falta en el escenario. No cabe más emoción que el cuerpo a cuerpo, el tú a vosotros.


Romper la cuarta pared es lo que todo artista desea, y en ese intento de ocupar la trasparencia oscura los hay, como Drexler, con artes naturales y técnicas añadidas. De serie viene su carisma y sus dotes de comunicador, monologuista y cuentahistorias, casi confidente, rápido, delicado y tierno, sin olvidar que una sonrisa despierta complicidades instantáneas; otras son aprovechar los aparatos (una larga pedalera) para modificar sus notables habilidades instrumentales y de persuasión, jugando con ecos, grabaciones ambientales, unas bolas de Newton (cursillo incluido), los dedos del respetable o los loops, que ya sabemos que lo del "hombre orquesta" hoy es más que nunca cierto.


Dispuesto ante unas pantallas móviles de tracción manual, las luces y la sombras juegan a que no haya dos momentos distintos, con efectos sencillos y proyecciones de Cinexin, mínimos pero suficientes para enmarcar visualmente sus canciones dando un aspecto más teatral a la presentación.


Salió aún más desnudo a escena, recitando unas décimas y cantado a capella con la escasa percusión de una caja de fósforos, y amparado por la gigantesca reverberación palaciega y la calidez de unos coros susurrados casi de misa de doce; para después de ese 'Transporte' compartido necesitar su guitarra y de la voz coral retornada muy apropiadamente para 'Eco'. Recordó la primera canción que compuso, 'La aparecida', y también la última inspirada por Morente: 'Cuando cantaba Morente', que estrenó. También recuperó una antigua, 'Soy tu voyer', que a tiempo de blues grabó y cantó con Miguel Ríos. Y cómo no la arriba mencionada, agradeciendo a su padrino la gestión: 'Pongamos que hablo de Martínez', entre una veintena de piezas y más de dos horas de recital.


Sentado o no, recortado por los contraluces (¡qué diferencia con los conciertos actuales, empeñados en que el público tenga que recoger las retinas del suelo!), no faltó esa 'Mi guitarra y vos' recitada en modo Zitarrosa sobre los pitos del público, ni la 'Milonga del moro judío', tan apropiada en estos tiempos. Y así verso a verso, en su caso casi beso a beso, fue llegando hasta 'Silencio' y 'Telefonía', su última pieza de alcance con esa pirueta verbal de estribillo tan acertado: "Te quiero, te querré, te quise siempre. Desde antes de saber que te quería". Ya lo escribieron otros: "la música es lo más bello después del silencio".

Contenidos relacionados Últimos contenidos publicados
Búsqueda Avanzada y en el Archivo

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Búsqueda Avanzada y en Archivo. Accesskey [f]
Suscríbete a nuestra lista de correo

Prometemos no ponernos pesados... ;)

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Facebook
Jaén tuitea

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Top 5 Listas BuscaMusica.es. Accesskey [o]
Top 5 Discos Nacionales
Playlist de...
Top 5 Discos Internacionales
Anúnciate aquí. Accesskey [p]