Ir al contenido de BuscaMusica.es
Sección actualInicio del contenido
EL HOMBRE GARABATO

COMPÁRTELO EN REDES SOCIALES


TAGS


ARTISTAS, GRUPOS...:

El Hombre Garabato | Nicolás Hernández | Óscar Gallardo | Nacho López | Guille Egea | Carlos González

GÉNEROS, ESTILOS...:

Pop-Rock

SALAS, FESTIVALES...:

Planta Baja | Plantabaja

SELLOS, DISTRIBUIDORAS, EDITORAS, PROMOTORAS...:

Santafé Producciones


DISCOGRAFÍA / FILMOGRAFÍA / OBRAS

EL HOMBRE GARABATO

Exorcismo a cuatro voces

Es uno de los grupos más solventes de cuantos han salido de Granada en los últimos años. El Hombre Garabato actuaba el pasado sábado, día 24, en la sala Planta Baja. Un gran concierto que nos narra Juan Jesús García.


Redactor  JUAN JESÚS GARCÍA  |  Granada, 02/12/2018


Cuenta el portavoz del grupo, Nico, que antes de conocer a José Antonio García "éramos un grupo absolutamente desconocido y después un grupo simplemente desconocido". Lo cierto es que muchos se fijaron en ellos a partir de su colaboración con el cantante de los Cero, que dura, y bien estrecha, hasta hoy. Pero además de ejercer de The Band con Dylan o de The Rumour con Graham Parker por ejemplo, como ellos también tienen su vida propia y ya larga, de un decenio pasado. Acaso por la sombreada razón antes mencionada, por no tener ningún tema instantáneo, o quizás por requerir un esfuerzo mayor (y adulto) del oyente, han sido algo descuidados por los observadores del sector, y eso que van ya por la tercera entrega de una trilogía: 'Demonios', 'Aullidos' y próximamente (provisionalmente) 'Luciérnagas'.


En directo EL HOMBRE GARABATO florecen con todo su esplendor. Flores de otoño por el interior y primaverales por lo escuchado. Comenzaron tan solo el cantante y el teclista a contraluz en los primeros versos de 'Lobos', y se fueron sumando el resto de los componentes antes de entregarse a hacer su segundo vinilo entero, de principio a fin y en el mismo orden que lo pensaron. El público tuvo que encajar los aplausos en los huecos entre temas sin solución de continuidad como una suite. Material muy personal entregado por una voz confiable, que sugiere sinceridad y que da salida al calor y la temperatura emocional de una suerte de brasa interior en la que hierven sus inquietudes. "Estas canciones son la respuesta a cuando mi hijo me pregunte '¡papá ¿qué es el miedo?'", comentó su autor antes de exponerlas. Tan personal que casi solo algunos cantautores introspeccionistas han ahondado tanto y tan dentro, alejándose del neoromanticismo indie que no hace más que un letal y simplísimo revisionismo de las relaciones humanas, con funestos resultados como vemos.


Pero por encima de individualidades hay un equipo perfecto, que madura cada recoveco de la canción hasta dar con la posibilidad exacta en cada bancada, sea el bajista con dibujos muy Luis Auserón (¡luego lo ratificaron públicamente!), un solista armado de todo tipo de ocurrencias sonoras de mano o pie, y sobre todo el organista, elemento diferencial aportando la "verdad" ululante de su teclado (en palabras de James Carter hace unos días sobre el Hammond: "es la VERDAD bróder"), dando también mucha profundidad de campo a los coros y en otras ocasiones festejando con un piano roto muy honkytonk. Y todos, los cuatro del borde del escenario armando unos juegos de voces como no se escuchan otros por estas latitudes desde Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán... ¡memorables!; y a más coros y más trenzados, más se iluminaban los temas, conjurando las tormentas personales a cuatro voces sin toma de tierra.


Y sí, efectivamente anunciaron que le debían mucho a la banda de los hermanos Auserón; si bien 'La batalla' en realidad pudiera ser también una canción de los Niños Mutantes que se le ocurrió antes a los Garabatos (se siente, haber sacado la vez). El cascarrabias ilustrado de Santiago Auserón hubiera disfrutado oyendo la impresionante versión que hicieron de su 'Negra Flor' tan prestada como propia, como deben ser las versiones y no los covers de multicopista.


La segunda parte la dedicaron a escritos más antiguos, y según nos retrasábamos en esta década larga de trabajo, el pop se volvía más evidente en su periodo de formación, con canciones más ligeras que rearmadas coralmente (las del disco conjunto con "el Pitos", que se negó respetuosamente a salir para no desviar la atención) llegaban al apoteosis de 'El desastre' y 'Otra vez', auténticas epifanías vocales muy psicosixties de las que ya no se hacen... Una pasada. Y a falta de Miguel Ríos, Óscar se hizo cargo de la penúltima intervención del "Garbatoman", con un estremecedora ejecución de 'Mi Voz', ya en los bises, rematados con 'Demonios', donde cantan que pueden fingir que tienen "equilibrio, pero vuelven dentro de mí los mismos agobios, y siguen conmigo los mismos demonios". Razón de más para una segunda sesión de exorcismo en directo. No se la pierdan porque están ante uno de los mejores grupos que ha dado esta ciudad en años.

Contenidos relacionados Últimos contenidos publicados
Búsqueda Avanzada y en el Archivo

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Búsqueda Avanzada y en Archivo. Accesskey [f]
Suscríbete a nuestra lista de correo

Prometemos no ponernos pesados... ;)

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Facebook
Jaén tuitea

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Top 5 Listas BuscaMusica.es. Accesskey [o]
Top 5 Discos Nacionales
Playlist de...
Top 5 Discos Internacionales
Anúnciate aquí. Accesskey [p]