Ir al contenido de BuscaMusica.es
Sección actualInicio del contenido
SIERRA NEVADA POR TODO LO ALTO 2018

SIERRA NEVADA POR TODO LO ALTO 2018

Sierrock & roll

La novena edición del Festival Sierra Neveda Por Todo Lo Alto, celebrada este fin de semana, demostró (con un lleno en sus dos jornadas) la consolidación de una propuesta de música en directo diferente, en un entorno privilegiado por el que pasaron bandas tan diversas como The Fixed, Cala Vento, Los Tiki Phantoms (en la foto), Arizona Baby, Unsuspected, Biznaga y Josele Santiago. Crónica de Juan Jesús García.


Redactor  JUAN JESÚS GARCÍA  |  Granada, 26/08/2018


Por noveno año consecutivo Sierra Nevada termina su verano con música en directo. Un pequeño festival al principio que ha ido creciendo y que, con el añadido del entorno privilegiado, empieza a atraer público desde otros lugares: doy fe de que varios cordobeses y algún malagueño conocido aprovecharon la excusa para pasar un fin de semana en las alturas.


Alrededor de un millar y medio de personas se dieron cita cada noche en la explanada de Pradollano para entrar en calor con un poquito de rock and roll (¡hasta que se encendió el socorrido pebetero olímpico de todos los años!), porque cuando el sol se acuesta por Antequera el frío es de cuatro estrellas superior.


Durante este fin de semana el pop y el rock han rebotado en los picos de nuestras montañas con los ocho grupos que han participado en el cartel de POR TODO LO ALTO, una suerte de "Woodstock serrano" de andar por casa que va a más.


Por la mañana, bastantes alumnos (sobre todo niños) se lo pasaron en grande aprendiendo a tocar la guitarra con Víctor Sánchez, meritorio "catedrático" del equipo Gabba Hey, o la batería de Laura Fernández ya que es una clásico que el programa se amplíe con talleres gratuitos de instrumentos a cargo de reconocidos profesionales de bandas como la de Lapido (Sánchez), también de Loquillo (Raúl Bernal) y la profesora Lucía González. Clases maestras a las nuevas promociones de los músicos que llevarán el nombre de Granada a los medios de comunicación del futuro (si es que queda alguno), y afinando el oído y el gusto del público que asistirá a sus conciertos.


A la misma hora en que las chicas del fútbol caían ante las niponas, otros "sub20" como The Fixed arrancaban su "final de este verano". De casta le viene al galgo y apadrinados por Freddy Flores (091, Lagartos...) padre del baterista (y un guitarrista aún más menor invitado) The Fixed le dan al buen Rock&blues de raza, teniendo a Juan Justicia como diestro y muy habilidoso solista (y cantante), Alex Pérez bajista con una pulsación muy funk y Sergio Flores haciendo la base de demolición que requiere un power trío a la hora de sacar músculo. Y es lo suyo, porque con maneras a lo Steve Ray Vaughan ('Couldn't Stand the Weather') o Phillip Sayce ('Powerfull Thing', y despidiéndose habitualmente por Hendrix con 'Voodoo Child', ausente por horario) su pegada es de cinturón de peso pesado.


El dúo catalán Cala Vento es uno de los nombres en boca de todos en los últimos tiempos. Su suerte de hardcore amable "algo de ritmo y algo de salsa", como ironizan en un estribillo, resulta tan agreste e imperfecto como embaucador, y eso que siendo tan solo una guitarra pasada de vueltas y una batería empujadora podrían quedarse a medias, pero sus canciones nervudas y crudas, perfectamente cantadas con sus dos voces en primer plano, enfáticas y articuladas con muchos recursos imaginativos no adolecen de más arrope. Curioso perfil sonoro el de Joan Delgado y Aleix Turon, en las antípodas energéticas, casi de esquinado punk, de sus admiradores Planetas. Temas llenas de melodías alocadas, riffs como machetazos, cambios de dirección de montaña rusa bautizados como 'Estoy enamorado de ti', '31', 'Historias de bufanda', 'Sin apenas conocernos', 'Fetén', 'Isla Desierta', '6.000.000.000' sonaron, y fueron coreados. Como auténticos himnos generacionales post 83. Y la chavalería no se cortó pidiéndoles púas.


Y si a Cala Vento les pedían púas, las máscaras de Los Tiki Phantoms son tendencia. Cuenta la leyenda que durante el mandato de Kamehameha I (1758-1819) cuatro guerreros de la corte Hawaiana obtuvieron misteriosamente unos extraños poderes, que les permitían controlar al pueblo mediante una enigmática música. El Rey, alarmado por la amenaza que estos nuevos músicos suponían, ordenó su sacrificio en el volcán Kilahuea. Pero hace quince años se resquebrajó la capa de lava y resucitaron, y desde entonces se dedican a llevar la buena nueva por el mundo. Esta es la leyenda, real como la vida misma, de Los Tiki Phantoms: El Bravo, El Beat, El Kahuna y El Caníbal. Cuarteto de surf heterodoxo de serie B minúscula con el añadido visual de calaveras y fémures varios, como salidos de una antigua película de terror polinésico. Con el beneplácito de San Dick Dale, y resucitando a medianoche, como mandan la mitología de ley, son todo un homenaje divertidísimamente bailable a las tardes perdidas comiendo palomitas y bebiendo refrescos en los cines de sesión doble. ¡Si Rascayú levantara la cabeza!


3000 personas pasan por el serrano festival


Sin plazas en los hoteles que han permanecido abiertos hasta la fecha, la nueva edición del festival Por todo lo alto ha conseguido su objetivo de llenar un fin de semana del verano serrano. Especialmente atractivo este año ya que no se ha perdido el verdor, y el paisaje más vivo ayuda también de día a pasar por Pradollano y alrededores unos días agradables y frescos, tanto que alguna nube de paso ha dejado una granizada que por momentos iluminó de invierno el pleno verano. Incluso los miembros de Tiki Phantoms lo comentaron sorprendidos "¿pero no estábamos en agosto?". Y es que el cambio resulta tan brusco que al cerebro le cuesta procesar datos tan contradictorios en tan poco tiempo.


Precisamente los resucitados guerreros musicales de la Polinesia dejaron una huella que perduró hasta el sábado, cuando aún se veía chavales enmascarados con las caretas cadavéricas que repartieron entre la muchachada. Todo un gag final de fiesta absolutamente efectivo en una primera fila llena de chavales en un festival eminentemente "familiar". Y es que el pop ha dejado de ser un producto de consumo adolescente, como cuando surgió, santo y seña de varias generaciones que ahora ya tienen alguna a su vez por debajo, con una curiosidad infinita que hay que saciar. Y ahí entran también las clases de los Gabba Hey, que han enseñado "los rudimentos del pop y el rock a unos chavales casi desde cero", como comenta Raúl Bernal, reconocido teclista y profesor de esa escuela, "desde cero de conocimientos y casi desde cero de edad", ya que entre el medio centenar de niños apuntados (gratuitamente) los había muy, pero que muy chiquitos.


Como fiesta de principio de curso (la de final la hacen en las Pasiegas) la activa academia hizo el segundo día del festival la actuación de apertura con uno de los combos que se han formado en este curso. Con sus padres por testigos y la complicidad activa (y directiva) de su profesorado, el futuro inmediato de la música de Granada se dejó escuchar con gracia, soltura y las cosas tan claras que comenzaron con el ¡'Born to be wild'! (¡glup!). Para hacer notables interpretaciones después de estándares del rock de Clash, Elvis o Beatles. Y es que las primeras promociones de esta escuela andan ya pateando escenarios y salas de conciertos. Es un clásico: "he visto el futuro del rock" (el productor John Landau cuando descubrió a un adolescente Springsteen en un bar). Pues ahí estaban.


A la misma hora que Unsuspected enchufaban su cachivachería electrónica, Josele Santiago muy amablemente no dejaba de hacerse fotos con el personal. Por la mañana había realizado un reportaje desde las alturas del telesilla y el "Enemigo mayor" con las respetuosas buenas maneras de un grande se dejó hacer de todo.


Sin sus visuales habituales, Eva Ramírez y Lucas Díaz (con el apoyo del guitarrista Amando Pantoja) jugaron la carta única de su música. La pareja, que ideó esta marca entre viajes de Málaga a Granada, coincide en nombre con el clásico del cine negro 'Sin sombra de sospecha', y aunque en condiciones normales prefieran también la oscuridad de la penumbra proyectada, en Sierra Nevada se dejaron colorear sin perder su identidad ni su capacidad de evocación. De "viaje" calificaron su concierto, viaje sideral más que en ALSA, con electrónica educada, autograbaciones y golosos añadidos de clarinete. Canciones inubicables de leves efectos psicoactivos secundarios y puesta en escena esteticista sin abusar. Son nietos directos de 'Sunday morning', sólo que un rato antes y sin resaca.


Rompiendo con la ensoñadora propuesta previa, pero, vamos, haciendo añicos el colchón levitante de Eva y los suyos, Biznaga asomaron con todo su arsenal. Y lo hicieron sin dejar casi pausa para aterrizar, ya que la organización ha conseguido unos entreactos mínimos. "Buenas noches, somos 091 y hemos vuelto", fue su presentación, antes de soltar las amarras de toda sofisticación y emprenderla a golpe de punk picapedrero contra todo y todos, como manda la tradición del rock barrial madrileño, aquel del "un, dos, tres caña". Sin dejar que corriera el aire entre tema y tema empaquetados en ráfagas de tres en tres: 'Cul de sac', 'Brigadistas', 'A tumba abierta'... Para empezar bien pasada ya la medianoche.

Contenidos relacionados Últimos contenidos publicados
Búsqueda Avanzada y en el Archivo

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Búsqueda Avanzada y en Archivo. Accesskey [f]
Suscríbete a nuestra lista de correo

Prometemos no ponernos pesados... ;)

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Facebook
Jaén tuitea

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Top 5 Listas BuscaMusica.es. Accesskey [o]
Top 5 Discos Nacionales
Playlist de...
Top 5 Discos Internacionales
Anúnciate aquí. Accesskey [p]