Ir al contenido de BuscaMusica.es
Sección actualInicio del contenido
DAVE LIEBMAN Y DANI DE MORÓN

DAVE LIEBMAN Y DANI DE MORÓN

Liebman se aflamenca en el Festival de Jazz de Granada

Liebman tiene fuego en el cuerpo, y aunque toque sentado por sus problemas de movilidad, se consume en su silla girándose, retorciéndose...


Redactor  REDACCIÓN  |  Granada, 13/11/2011


DAVE LIEBMAN estuvo intermitentemente con Miles Davis en la primera mitad de la década de los setenta, cuando el trompetista se arrimó al funk y los sonidos más urbanos. Desde entonces Liebman figura en una quincena de discos anuales, alguno a su nombre pero el resto como invitado. Semejante promiscuidad (también en directo: mantiene en activo 12 grupos diferentes) le permite engranar siempre en cualquier proyecto sin problemas de comunicación interna.


El que le trajo al Festival de Jazz de Granada el pasado viernes es un homenaje al guitarrista Ramón Montoya por parte de su homólogo DANI DE MORÓN, pero con el añadido de los arreglos de Guillemo McGill y el magisterio del veterano saxofonista neoyorkino; completa el cuadro el bajista Manuel Posadas.


A diferencia de algunos conciertos en los que se forzaba un espacio común antinatural entre el flamenco y el jazz (u otros, que parecían más un tropiezo casual que un concierto) esta idea parece bien pensada, armada y llevada a cabo. Y los resultados son tan admirables que el público en pleno despidió de pie a los músicos en el granadino Teatro Alhambra donde se celebró.


El puente entre ambos mundos los tendió el baterista uruguayo, cuya militancia en el trío clásico de Chano Domínguez (con Javier Colina) ensanchó sus horizontes en ambas direcciones. Él fue el responsable de lo escrito sobre los temas 'Alborada', 'Fuego en la piel' y 'Milonga', entre otros, pero esos tres fueron los de apertura. Liebman tiene fuego en el cuerpo, y aunque toque sentado por sus problemas de movilidad, se consume en su silla girándose, retorciéndose y empujando cada frase de su saxo, de dicción coltraniana con en el tenor, y muy atrevido con el soprano; en la pieza que interpretaron de Ornette Coleman ('Lonely woman'), también tocó un mínimo flautín. La sabiduría de Liebman impregnó bulerías, malagueñas y medias granaínas (dedicada a la ciudad como no podía ser de otro modo).


Morón es inapelable en la seis cuerdas y para todos fue un descubrimiento el bajista Popo Posadas, con el eléctrico de seis cuerdas y un acústico, haciendo más que solos compendios de efectos especiales. Por último, un muy fornido McGuill estuvo más altisonante de lo que se le recuerda o puede que en el esquema de este proyecto tenga un nivel más alto, acrecentado por la perfecta acústica de la sala que permite percibir con exactitud hasta el más minúsculo repiqueteo en la botija.


El americano añadió un pieza suya, 'Moors', y, fuera de programa, se explayaron con el 'Ole' coltraniano, maestro convicto y confeso de este músico que pisaba tierra granadina por primera vez. Y escuchado su estreno por aquí, como el año pasado de quien le enseñó el oficio, Charles Lloyd, siempre serán bienvenidos ambos de nuevo.

Contenidos relacionados Últimos contenidos publicados
Búsqueda Avanzada y en el Archivo

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Búsqueda Avanzada y en Archivo. Accesskey [f]
Suscríbete a nuestra lista de correo

Prometemos no ponernos pesados... ;)

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Facebook
Jaén tuitea

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Top 5 Listas BuscaMusica.es. Accesskey [o]
Top 5 Discos Nacionales
Playlist de...
Top 5 Discos Internacionales
Anúnciate aquí. Accesskey [p]