Ir al contenido de BuscaMusica.es
Sección actualInicio del contenido
FESTIVALES DEL ZAIDÍN 2011

FESTIVALES DEL ZAIDÍN 2011

Loquillo se baña de público

Personaje cuyas formas y logorrea jamás dejan indiferente (apasiona tanto positiva como negativamente) lo que nadie le puede negar son dos metros de genio y figura.


Redactor  JUAN JESÚS GARCÍA  |  Granada, 13/09/2011


La apuesta se ha ganado, los dos cabezas de cartel del discutido FESTIVAL DEL ZAIDÍN "de pago" han cumplido las expectativas. Y aunque en las condiciones antiguas se hubiese doblado la asistencia, las 10.000 personas, entre entradas, oficio e invitados del sábado es una cifra que asegura (dentro de lo que cabe en Granada: acuérdense de Sueños de Invierno, del Circuito Provincial de Festivales...) su futuro; elegantemente garantizado por el talludo cantante catalán con un "no es la primera vez que estoy aquí, y tampoco será la última".


La apertura fue para Tan Bonicas, que nada tienen que ver con el garaje con el que las "venden" sino con un dinámica y desprejuiciada gama de estilos ajena a cualquier tribu sonora, impecable sonido, atractivo gracejo en las historias cotidianas que cuentan y una simpática locuacidad: ¡la cantante incluso aprovechó para buscar trabajo "además de esto soy contable y me acabo de quedar en paro"! Los ganadores del concurso AGM, Fear's Messenger tienen mucha menos risa, y se aplicaron a un muy serio modelo de metal progresivo de buena boca, complejo, angloparlante y de sofisticadas estructuras.


Para cuando Chicken Congress, la banda de los dos Tonys, Travé y Mills, salieron, ya tenían abajo al grueso de la tropa de espectadores del Sr. Sanz Loquillo, con profusión de camisetas de célebre logo del pájaro loco entre dos tibias, un público al que gustaron mucho los Chicken, ya que ambos hablan el mismo idioma musical: ritmo y blues y rock tirando para duro, con espectaculares intervenciones solistas de Antonio Molina. Como también de traca fue el final de su concierto, y si los Who rompían el instrumental para terminar, ellos cuentan con una legión de asistentes que se lo desmontan tocando en marcha... ¡Salvo que eran los "machacas" de Loquillo y estaban despejando el sitio! De nuevo la "ley del telón" en todo su rigor.


A estas alturas Loquillo (y siempre, que la cosa de los diminutivos te acompaña hasta la incineradora, véase Ramoncín o Juanito Valderrama), es una garantía, tanto de música, ya que siempre entresaca a la "crema", como de vivencias, porque todos y cada uno de los diez mil presentes tienen (tenemos) algún recuerdo amarrado a un estribillo suyo. Eso no lo pueden decir muchos, pero tiene una parte positiva que es que conmueve siempre, y otra no tanto: que a poco que el artista no se dé al 120% hay más emoción abajo que arriba del escenario, y Loquillo ya no está para galopadas.


Personaje cuyas formas y logorrea jamás dejan indiferente (apasiona tanto positiva como negativamente) lo que nadie le puede negar son dos metros de genio y figura, y un repertorio que centrifugando su extensa discografía acumula un lista de canciones imbatibles, desde el 'Madrid' de Pepe Risi con el que abrió, al 'Cadillac' catalán con la cerró'; hubo otro recuerdo más al fallecido guitarrista de La Elipa con la célebre 'Chica' de Burning, que como él han pisado dos veces este festival.


Rodeado por músicos siempre solventes, el mítico Jaime Stinus a un lado serenando y el glamouroso Igor Paskual, todo pose y actitud al otro, pasean en este fin de gira "antológica" con un planteamiento reduccionista de arreglos hasta tocar la esencia destacando la pegada rock de cada intervención. Un par de horas de concierto (con perlas como 'Arte y ensayo', 'Voy de negro', 'Maldigo mi destino', 'Rock suave', 'Rock&roll Star', 'Rompeolas', 'Autopista', 'Feo, Fuerte y Formal' y hasta la polémica 'La mataré') le parecieron poco a la gente, y es que tras tantos años compartidos siempre faltará alguna que escuchar en el repertorio íntimo de cada cual, y a este personaje siempre se le pueden pedir más, y más.


Y para despedir un festival, nada mejor que un set de Harry Up!, la banda semielectrónica de Juanfra Godoy, cuyo intenso rock-dance no falla para reanimar al agotado personal, hasta el final de una noche enmarcada más precisamente por la bajista Nuria Fernández, que debe ser la dueña de las llaves del festival, porque lo abrió con Tan Bonicas y lo cerró con Harry Up! ¿Larga vida al Zaidín?

Contenidos relacionados Últimos contenidos publicados
Búsqueda Avanzada y en el Archivo

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Búsqueda Avanzada y en Archivo. Accesskey [f]
Suscríbete a nuestra lista de correo

Prometemos no ponernos pesados... ;)

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Facebook
Jaén tuitea

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Top 5 Listas BuscaMusica.es. Accesskey [o]
Top 5 Discos Nacionales
Playlist de...
Top 5 Discos Internacionales
Anúnciate aquí. Accesskey [p]