Ir al contenido de BuscaMusica.es
Sección actualInicio del contenido
MANOLO GARCÍA

COMPÁRTELO EN REDES SOCIALES


TAGS


ARTISTAS, GRUPOS...:

Manolo García

GÉNEROS, ESTILOS...:

Pop

SALAS, FESTIVALES...:

Palacio de Congresos de Granada

SELLOS, DISTRIBUIDORAS, EDITORAS, PROMOTORAS...:

Perro Records | Sony Music


MANOLO GARCÍA

''Dar alegría a otros es una borrachera de felicidad''

'Geometría del rayo', editado por Sony Music, es el reciente trabajo discográfico que Manolo García anda defendiendo en directo en teatros y auditorios por todo el país, agotando entradas. Juan Jesús García entrevista al autor barcelonés con motivo de sus dos conciertos (hoy y mañana) en el Palacio de Congresos de Granada.


Redactor  JUAN JESÚS GARCÍA  |  Granada, 20/04/2018


MANOLO GARCÍA no se llevó un buen recuerdo de Granada cuando vino la primera vez. Acabó en comisaría. Pero de aquella noche en la que no sabía ya cómo animar al público ha pasado a que el público más que animado agote las entradas de dos Palacios de Congresos enteros seguidos, hoy y mañana. Entre medias toda una vida. Cumpliendo las dos décadas de vida solitaria este año sale 'Geometría del rayo', su octavo disco desde que García se convirtió en "Supergarcía".


- Aunque ya no canta 'Ruta del Sur' siempre nos tiene en sus oraciones de cuerpo presente...


- Me gusta mucho venir al Sur. Y a Granada más.


- ¿Qué tal por los auditorios medios en vez de los gigantes?


- Me gusta ir alternando. Los espacios de capacidad media suelen sonar mejor, en los grandes el sonido cuesta mucho más de controlar. Voy alternando. Además como yo tengo la costumbre de bajarme entre el público no pierdo el contacto más directo. Me gusta tener una percepción de la respuesta de la gente, así sé si hay que acelerar o frenar (risas).


- Usted fue pionero en la autoorganización y llevar control de todos los cabos de su trabajo... ¡Llevan hasta cocinero!


- De lo que se trata es de conseguir que la tarea de todo el equipo sea lo más eficaz y lo menos dolorosa: hay que intentar que todo el mundo esté lo menos estresado posible. Llevamos cocineros, (risas) pero no por placer culinario sino de atención a un equipo de decenas de personas con horarios muy distintos. La trastienda de un concierto es muy complicada, la vida en gira es dura. Y tú tienes la responsabilidad de no fallar a los miles de personas que tienen tu entrada y al amplio equipo que tienes detrás, no puedes suspender por una gastroenteritis, por ejemplo.


- En ese compromiso con la profesionalidad ha denunciado el negocio de la reventa fraudulenta. ¿Sabe que toca en un sitio donde hace nada se presentaron 300 personas con entradas compradas a unos precios astronómicos y falsas...?


- Está pasando. Hay timos. Hay que defender a las personas que acuden a la llamada de los músicos. Lo que debiera ser algo sencillo y razonable se complica desde la inmunidad de las redes, donde están sucediendo desaguisados increíbles. Yo me considero un músico popular e intento marcar precios populares, que todo el mundo pueda pagar. Precios en consonancia con lo que aporto de canciones, luz, sonido, banda... Y mientras tú tienes ese cuidado, hay unos desalmados que se aprovechan de tu esfuerzo con precios abusivos, cuando no con entradas falsas. Es intolerable.


- La geometría del rayo es zigazagueante e impredecible, ¿así es cómo se siente?


- Sí, dentro de una parámetros razonables. Ese punto asilvestrado en el que me gustaría desenvolverme me falta a veces. El mundo es demasiado cuadrado y organizado para mi gusto, así que noto que me falta un punto de libertad para provocar mi tormenta, y ser libre a mi manera. Al cabo de los años es mi manera de agitarme, como el perro que se mueve para quitarse las pulgas.


- Ha invitado a Toti, Sabatés, Benavent... ¡Es un homenaje al rock layetano!


- Yo nací en Barcelona y fui jovencito en la Barcelona de los años 70, y allí se escuchaba esa música, más que el rock andaluz o el rock mesetario. He hecho mi pequeño homenaje a aquella generación que tanto me aportó. Son gente que ha dejado una impronta bestial de buen gusto. Han practicado todo tipo de música, han tocado con Chick Corea, con Paco de Lucía, con los Picnic... Sus maletas están repletas de historia.


- Pepe Risi decía que aquí había que pedir perdón para hacer una balada, pero a usted los tiempos medios y lentos le van cada vez más.


 - Hago lo que puedo (risas). Supongo que con los años pierdes el punto frenético de la juventud, se va calmando (risas), la neuronas son menos y más tranquilas... algo de eso debe ser (risas).


- Por cierto... 'Ruedo, rodaré', es muy Rápidos.


- Ahí he querido recuperar aquella frescura de espíritu, de hecho hemos grabado tres temas aunque solo ha salido uno. He agrupado la formación que teníamos Antonio Fidel, José Luis Pérez y Esteban Hirschfeldy, es la formación de esos temas.


- ¿En qué se nota el gen manchego cuando se levanta por la mañana? Se lo pregunto ¡porque su familia es casi vecina (Férez de Letur distan 10km) de la de Rozalén!


- (Risas) Manchego o murciano porque estas denominaciones van cambiando. Cuando yo era crío éramos de Murcia y ahora somos castellanos (risas). En España somos tan nuestros que cada veinte kilómetros somos muy diferentes (risas).


- Aprovecho que el Pisuerga pasa por su Albacete para preguntarle por... ¿El mundo es de ellas? Leo sus nombres: Megan, Thiery, Catherine, Sarah... ¡Ha montado, como se decía antes una "orquesta de señoritas"!


- Viendo un vídeo vi a una guitarrista que me gustaba, pero no pudo ser en ese momento. Así que pensé en buscar otra mujer, buscaba un equipo con otra sensibilidad ya que intento que cada disco tenga algo diferente. Entonces una llamó a otra, y luego a otra... y al final teníamos un equipo muy sensato trabajando. No me han hecho sufrir nada (risas), que cuando todo somos gallos en el gallinero la cosa se encrespa a veces (risas). Me lo he pasado muy bien, han sido muy afectuosas en la forma de trabajar y desarrollar mis ideas, ha sido una tarea muy grata.


- "Nunca es tarde para las palabras", canta... está muy claro, ¿no?


- Bueno... El ser humano habla, tiene la capacidad de desgranar ideas. ¿Por qué no hablar? ¿Por qué no decir lo que hay que decir? No podemos estar mudos ante la injusticia. ¿Por qué no intercambiar ideas? ¿Por qué no reflexionar? ¿Por qué no pedir a los políticos que se entiendan? Porque para eso se les paga y nos piden sus puestos a base de votos en una democracia. ¿Por qué va a ser tarde para hablar y resolver los problemas?


- Me acuerdo que siempre ha estado muy agradecido a Miguel Ríos cuando les invitó a sus festivales iberoamericanos... Luego han coincidido varias veces... Miguel regresa este año nuevamente, ¿lo de ustedes es gusanillo o pitón?


- Pitonazo, pitonazo (carcajada), es el amor al oficio. Hay una cosa que engancha muchísimo, que es ver a la gente feliz y más si tú eres el que provoca esa situación. Cuando la gente te dice que por la calle que le gusta lo tuyo... eso es impagable. Yo veía a Miguel cuando tocaba la batería en orquestas y asistía a sus conciertos, con grandes escenarios, con bandas muy serias, grandes equipos de luz y sonido; veía su honestidad profesional y notaba ya desde el otro lado eso que engancha tanto. Ver que eres caz de dar alegría a otros es una borrachera de felicidad. Enfrente están los tipos dañinos que solo saben hacer daño a los demás. Poder dar felicidad es una suerte, y ahí está la tentación: ¿por qué no seguir?


- Otro que tal, Sabina, dijo el otro día que salir de gira le mantiene vivo, pero que los rituales de grabación le aburren. ¿Alguna de las fases de su oficio le resulta más o menos gratos que otros?


- No. Cuando era más joven las giras me volvían loco, ahora se me ha igualado con el placer del estudio. Viajar me sigue gustando, es ver a amigos, paisajes, librerías, restaurantes... son horas libres para leer, escuchar música, reflexionar durante los trayectos... Pero el estudio ahora me apasiona también. Me gusta participar de ese proceso de extracción de lo mejor que puede dar una canción, buscar sonidos, letras... es un lugar donde me siento en plenitud buscando.


- Y otro referente, Lapido, comentaba que cuando compone, a veces tiene que revisar lo ya hecho para no decir lo ya dicho... ¿Cómo es su control de calidad?


- Lapido... ufff, un gran campeón mundial. Todos mis respetos. Mira, el resultado está en el tiempo, en no tener prisa, revisándolo todo en semanas, meses... Los que escribimos tenemos palabras e imágenes recurrentes y fetiches de las que estamos enamorados. Sabina dijo una vez que corregía mucho, yo también; mis libretas están llenas de tachones, correcciones, flechitas que van de una palabra a otra. El secreto está en desechar. Si te interesa tu obra tienes que dedicarle todo el tiempo posible, y más cuando ya no se tienen las urgencias por coger tu sitio en el mundo. Siempre quise ser músico, no una persona famosa, vivir en el Caribe y que me halaguen por la calle. Quiero ser músico y por eso le dedico todo el tiempo que tengo.


- ¿Y cómo lleva lo de los selfies?


- Con paciencia, con mucha paciencia y sentido de humor (risas).


- Canta y cita a 'Easy Rider', en 'Océano azul'... luego dice no se qué de "ditirambos", "heniles", etc. Películas y palabras que ya nadie recuerda... ¿Es la esencia del estilo "manuelino", con perdón de los portugueses?


- Tengo mis añoranzas personales de vidas que no he vivido ni viviré pero que me acunan. Leo y releo a gente que ha vivido en otras épocas, a Pla, Pérez Galdós, Pío Baroja... retratando un mundo de bandoleros, serranías, y viajes que me complace. Ahora estoy leyendo 'La frontera salvaje' con Washington Irving narrando sus viajes en un país aún por hacer; me fascinan esos mundos primigenios, de pureza y limpieza, mundos muy humanos... Ese es mi planeta, el planeta emoción. De ahí nace mi mundo, mi imaginario, de Faulkner, de los españoles antiguos, incluso me complazco en el castellano aún anterior, de Lope o Calderón. Puede parecer un disparate pero me emociona, porque yo he vivido un tiempo donde los últimos flecos de esa forma de vida aún pervivía; lo recuerdo de niño, vivir sin luz, sin agua; guardo el serón con el que mi abuelo iba al campo... Y ese fogonazo antiguo sigue muy presente en mí. Hemos dado una salto cuantativamente brutal... ¿Pero cualitativamente?... Tengo muchas dudas y bastantes certezas al respecto.


- Por último... En su pasada gira tengo entendido que Springsteen le siguió de ciudad en ciudad... ¡Y que el gringo también le imita dando conciertos de tres horas!


- (Carcajada) Es una cuestión de energía. Tampoco hay que aburrir, ¿no? Pero todo tiene un límite, y (risas), tengo gente en el equipo que me sugieren que tres horas y media están muy bien, pero una menos también (risas). Así que me estoy llevando por la razón y no hago caso a mi efusividad, así que en estos conciertos he hecho tres horas menos cuarto, que haya consenso (risas). Soy de los que piensa que hay que dejar a la gente saciada, que ese es el punto correcto. He coincidido con Springsteen alguna vez... Él ama lo que eligió desde niño, y puedes llamarte Bruce, Pepe Risi, Lapido o Manolo, que a todos nos une la fascinación por el rock desde críos, esa llama que no se nos apagará nunca.

Contenidos relacionados Últimos contenidos publicados
Búsqueda Avanzada y en el Archivo

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Búsqueda Avanzada y en Archivo. Accesskey [f]
Suscríbete a nuestra lista de correo

Prometemos no ponernos pesados... ;)

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Facebook
Jaén tuitea

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Top 5 Listas BuscaMusica.es. Accesskey [o]
Top 5 Discos Nacionales
Playlist de...
Top 5 Discos Internacionales
Anúnciate aquí. Accesskey [p]