Ir al contenido de BuscaMusica.es
Sección actualInicio del contenido
HIROMI Y EDMAR CASTAÑEDA

COMPÁRTELO EN REDES SOCIALES


TAGS


ARTISTAS, GRUPOS...:

Hiromi Uehara | Edmar Castañeda

GÉNEROS, ESTILOS...:

Contemporary Jazz | Fusión | Jazz

SALAS, FESTIVALES...:

Jazz en la Costa | Parque El Majuelo

SELLOS, DISTRIBUIDORAS, EDITORAS, PROMOTORAS...:

Diputación de Granada | Ayuntamiento de Almuñécar | Telarc


DISCOGRAFÍA / FILMOGRAFÍA / OBRAS

HIROMI Y EDMAR CASTAÑEDA

Sin palabras

La pianista japonesa Hiromi Uehara y el arpista colombiano Edmar Castañeda firmaron un espectacular concierto a dúo en el festival Jazz en la Costa el 21 de julio. Juan Jesús García nos lo cuenta.


Redactor  JUAN JESÚS GARCÍA  |  Almuñécar, 23/07/2017


El público granadino ha podido seguir de cerca la trayectoria de la japonesa HIROMI UEHARA desde que era prácticamente una adolescente, así que más o menos se podía hacer una idea de las posibilidades de esta pianista de dibujos animados. Pero nunca, nadie, jamás, puedo imaginar lo que podría hacer el colombiano EDMAR CASTAÑEDA con el arpa típica de su país; incluso hubo aficionados que ante esa imposible representación mental "arpa-piano-jazz", dejaron de comprar su localidad para este concierto, decisión muy afortunada para los muchos más que llegaron después, tantos que hubo que aumentar el aforo hasta el lleno "plus". Los mismos que dos horas largas después, puestos de pie todos, aplaudieron eufóricos varios minutos hasta "obligar" a la pareja a hacer un segundo bis más.


Hiromi es un producto generacional de fin de siglo, que no entiende de ortodoxias y que igual devora la música de Chopin que de Prodigy, Zappa o Rage Against The Machine, disfruta con el cómic, las películas de Jackie Chan o Bruce Lee (a quienes tiene dedicadas piezas), el baloncesto de la NBA o del fútbol (dicen que cuelga en su habitación un póster de Zidane) y que sueña con los catorce dedos de Oscar Peterson. Esa espontaneidad y naturalidad, junto con el ímpetu propio de su edad caracterizan su música, sobre todo en directo, donde es un tifón oriental metido a presión en un frasco de esencia. Una vez destapada, Hiromi engaña por su tamaño, y por su disposición también: supereducada (¡se dirigió al público en un esforzado castellano!), con sus deportivas doradas y su sonrisa de personaje manga, requiere a su lado a bulldozers como Anthony Jackson o Stanley Clarke para intentar tener sujeta tanta energía. El colombiano no fue menos sólido que los monstruos señalados, con el añadido de tener el entusiasmo de una edad similar y una alegría homologable con la de la nipona.


Castañeda tocaba en restaurantes los estándares de la música iberoamericana, desde el 'Guantanamera' al 'Cóndor pasa', cuando Paquito D'Rivera se lo llevó a su banda. A partir de entonces el arpa llanera de 35 cuerdas (un modelo que lleva su nombre) es un nuevo instrumento para el jazz. Castañeda con la mano derecha toca la melodía y con la izquierda hace como que toca el bajo con las cuerdas más alejadas, y el efecto es que parece que suenan dos instrumentos simultáneos: contrabajo y el arpa. Si a eso le sumamos que utiliza la caja para percutir y que retuerce el marco, pasándolo todo por unos cuantos pedales de guitarra eléctrica, tenemos unas inauditas posibilidades, y así un instrumento de dulzura proverbial suena a guitarra eléctrica, flamenca (veamos, por momentos era tanto Metheny como Paco de Lucía), bajo, percusión... y todo a la vez.


La pareja ha grabado (en el Festival de Montreal) en directo, que es como la fórmula se crece. Ambos se realimentan mutuamente, siempre hacia arriba con no pocos diálogos como chavales excitados y complementándose en todo, incluyendo la zona en que trabajan para que no quedase ni un hueco. Ella hurgó también continuamente en el arpa interno del piano como para hablar de tú a tú con el bogotano, sonrientes, felices ambos y con una frescura y una luz admirables.


Tocaron lo que va a ser ese primer disco conjunto, conformado por una suite de cuatro partes con los nombres de los elementos de la naturaleza: 'Tierra', 'Agua', 'Aire', y un 'Fuego' muy hispano por cierto. En el centro hicieron dos largas intervenciones solistas, la del arpista a modo de "bendición para que se llenen de pasión por la vida" dijo, y la de la nipona en plan stride digna de figurar en un duelo a tres con Jelly Roll Morton y Noveccento en una nueva versión de 'El pianista de los océanos'. El primer final fue una electrizante adaptación del 'Libertango' de Astor Piazzola, y entre aclamaciones nada menos que regalaron fuera de programa el siempre agradecido 'Spain' de Chick Corea, con la apertura sacada de 'El concierto de Aranjuez'. Fascinante es poco, lo siguiente. Las setecientas palabras previstas para esta critica son escasas para contarlo... o muchas, porque fue un concierto para quedarse sin palabras.

Contenidos relacionados Últimos contenidos publicados
Búsqueda Avanzada y en el Archivo

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Búsqueda Avanzada y en Archivo. Accesskey [f]
Suscríbete a nuestra lista de correo

Prometemos no ponernos pesados... ;)

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Facebook
Jaén tuitea

Anuncio de Google Ads  ////  ANÚNCIATE AQUÍ

Top 5 Listas BuscaMusica.es. Accesskey [o]
Top 5 Discos Nacionales
Playlist de...
Top 5 Discos Internacionales
Anúnciate aquí. Accesskey [p]